lunes, 21 de octubre de 2013

La cosa más espantosa, es una hoja de papel en blanco. II

Melancolía despierta.
Lo hace abriéndose paso entre labios, entre momentos y el dolor ajeno. A veces propio.
Descubre que le gusta el té.
Descubre, también, que es capaz de crear mundos.
El exterior de su habitación cada día le interesa más, le llena. Vive a través de si misma por primera vez.
Comienza a leer en voz alta.
Cuanto más tiempo pasa, menos le convence su nombre, ahora prefiere Libertad.
Aunque a solas, cuando nada ha pasado, sin ningún motivo, recobra el nombre al que renunció.
No sabe quién es, ni como es; y eso es lo que más le gusta.
Los días buenos la vida es como un juego.
Hay días que hasta consigue ser feliz por un par de segundos.
Un estrella fugaz en una noche nublada.
Aretha sonando en sus cascos.
Y luego están sus sueños. Imposibles o irrelevantes, no hay escala de grises.
Le encantan los detalles pero no sólo eso, le encantan los detalles de los que nadie más se da cuenta.
Es lo único que guarda para si misma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada